Cómo hablar de Cannabis con tu madre

madre besando a hija en la cabeza para ilustrar como hablar de cannabis con tu madre

Aunque no lo creas, hablar de cannabis con tu madre puede no ser un drama. Y como de los errores se aprende, os cuento mi historia y qué he aprendido con ella:

Cuando le dije a mi madre que quería dejar mi trabajo para montar mi empresa fue como si estallase una bomba. Durante 30 minutos hubo gritos, gritos, y más gritos. Que si no sabía lo que hacía, que cómo iba a renunciar a un trabajo “seguro”, que no sabía dónde me estaba metiendo… ¡Y Ojo! ¡Porque esta era la parte suave!

Después de 30 minutos, seguía habiendo tensión, obviamente, pero la situación parecía estar un poquito más calmada. Así que respiré profundo y lo solté. Le dije que quería crear, junto con una amiga, una empresa de aceite de CBD. Que el CBD es un componente del cáñamo. Y que el cáñamo es una variedad de cannabis.

Literalmente casi se desmaya. Y la riña que me había parecido una bomba 30 minutos antes, ahora no me parecía ni un triste petardo de feria.

Dos meses más tarde, mi madre me llamaba por teléfono para ver si la podía enviar otro “botecito de esos” porque mi padre estaba muy nervioso y el bote anterior le había ayudado un montón. Y al poco tiempo me pedía muestras para ver si también podía ayudar a sus amigas.

Los prejuicios se superan. Sobre todo, cuando te das cuenta de que lo que creías que estaba mal, puede ayudar a muchas personas (incluyéndote a ti). Pero vayamos paso a paso:

¿Cómo hablar de Cannabis con tu madre?

1. Infórmate y recopila datos

Seguro que tu madre tiene algún problema que el Cannabis puede aminorar, empieza por ahí y explícale cómo podría ayudarla. Ansiedad, estrés, dolores musculares, etc. Busca también informes científicos que avalen lo que estás diciendo, porque si solo pregunta al médico, puede tener también un gran prejuicio, y, al no estar informado, puede ser todavía peor. En mi caso, a mi madre la tranquilizó bastante cuando la enseñé el informe que había publicado la Organización Mundial de la Salud sobre el CBD en el que comunicaba los numerosos beneficios y lo categorizaba como sustancia segura.

2. Mantenla informada continuamente

Por mucho que la digas que la OMS ha dicho esto o aquello, su percepción no va a cambiar de un día para otro, eso solo ha abierto un poquito la puerta. Cuando tengas ocasión háblale de cómo ha ayudado a otra gente, envíala de vez en cuando algún artículo que consideres interesante sobre el tema y, sobre todo, normalízalo.

3. No la agobies

Déjala su tiempo para pensar también. Porque si no paras de enviarla artículos y de hablar sobre el tema, se saturará, no podrá reflexionar tranquilamente y acabará por no querer saber absolutamente nada en vez de interesarse por el tema.

4. Normaliza su uso

Si tienes un aceite de CBD, úsalo delante de ella sin temores, al final, es un producto de tu día a día como cualquier otro. Puede que, incluso, te pida para probarlo.

5. Regálala un producto CBD

Si quieres ir más allá, y que tu madre no solo lo acepte, sino que también se beneficie de sus propiedades, regálala un producto CBD. No la obligues a usarlo inmediatamente, deja que ella decida cuándo. Así, podrá sentir en primera persona los beneficios de los que ya la has hablado y, con ello, borrará definitivamente los prejuicios que tenía al principio.

Y ahora, si ya has hablado con tu madre sobre el cannabis o has seguido estos pasos ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios! Porque al final cada madre es un mundo.

Responsabilidad: La información que se enumera, hace referencia o está vinculada en este post y todo el contenido del blog es solo para fines educativos generales y no proporciona asesoramiento médico o legal profesional.

Quizás esto te interesa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *