Envíos a toda Europa | Envíos GRATIS a partir de 60€ en España peninsular y Baleares. Entrega 24/48h
Envíos a toda Europa | Envíos GRATIS a partir de 60€ en España peninsular y Baleares. Entrega 24/48h

¿Sabías que puedes alcanzar un orgasmo con tan sólo estimular tus pezones?

Alcanzar un orgasmo con tan sólo jugar con tus pezones y dirigirte hacia un máximo nivel de placer tocando esta área, es totalmente posible.

De acuerdo a la sexología, hombres y mujeres pueden sentir placer con el roce de esta zona tan sensible y excitable, aunque al llevarlo a la práctica, el sexo femenino es el que más suele llegar al clímax a través de este camino.

Ahora bien, uno de los temas que menos se hablan, tiene que ver con el potencial erótico que poseen los pezones. Por esta razón, en esta oportunidad queremos contarte cómo lograr los mejores orgasmos sin tener que recurrir a la estimulación genital. Sigue leyendo para descubrir todo acerca de la estimulación de senos, una nueva manera de autodisfrutarte.

Los orgasmos van más allá de la estimulación genital

Uno de los términos que se ha vuelto bastante popular en los Estados Unidos es el nipplegasm, que quiere decir, “orgasmo de pezón“. En otras palabras, es un orgasmo producido mediante la estimulación del pezón y/o la areola.

El orgasmo de pezón se postula como una opción alternativa o un complemento a lo que se entiende como sexo más tradicional. ¡Pero esto no es todo! Además de alcanzar un orgasmo con sólo estimular tus pezones, un estudio mostró que es posible orgasmear mediante la simple estimulación de los sentidos.

Por consiguiente existen algunas personas, mayormente mujeres, que pueden llegar al clímax al oír un discurso bonito, sin que hagan falta las caricias. En cambio, otras personas, en su gran mayoría mujeres, pueden disfrutar de un extremo placer con el estímulo de sus pezones.

Si vamos a la explicación fisiológica, en un estudio realizado en el año 2011 se pudo observar que al tocar los pezones de muchas mujeres se activa la misma área del cerebro que se ilumina cuando una persona recibe estímulos genitales.

Existen muchos caminos para alcanzar el clímax

Si un orgasmo de pezones te resulta un poco extraño o tonto, es importante conocer con claridad “qué es un orgasmo“. Un orgasmo es ni más ni menos que un reflejo que se origina en el área inferior de la médula espinal y luego viaja al cerebro.

En definitiva, existen distintos caminos para alcanzar el clímax y estos pueden variar de acuerdo a cada persona. En la rama de la sexología, se considera que en verdad los orgasmos de pezón son reales.

Orgasmo de pezones. ¿Cómo alcanzarlo?

Este es el punto que más nos interesa a todas, cómo alcanzar estos atractivos orgasmos de pezón. El proceso es muy sencillo y puedes practicarlo cuando gustes.

En primer lugar necesitas estimular la circulación de la sangre hacia los pezones. Puedes lograrlo usando tu boca, tus dedos o algún juguete sexual que estimule tus senos. Y si deseas, el pene también podría rozar tus pezones. ¡Tú decides! Incluso, para incrementar el placer, añadir un aceite de masaje como Calma íntima para pechos es un plus fundamental.

Con tus dedos untados con aceite, ve recorriendo el interior de tus senos sutilmente, deja que tus pulgares rocen las areolas, y luego comienza a dar ligeros y delicados tironcitos.

Seguidamente, comienza a lamer tus pezones y areolas (o que te lamen) aumentando poco a poco la intensidad, y combina esto junto con el masaje de senos. A continuación, puedes dar delicados mordiscos, chupar las areolas y succionarlas con suavidad. Como resultado, irás notando que tu pezón se endurece, a medida que se va excitando cada vez más.

En este nivel, mientras juegas con tus pezones y lo disfrutas, notarás que has alcanzado un gran nivel de placer y estás muy cerca de los orgasmos. Cuanto más tiempo estimules tus senos, más intenso será el clímax que alcances. Nada más recuerda que alcanzar un orgasmo de pezones toma un poco de tiempo, aunque realmente merece la pena.

Referencias

  • Non-genital orgasms. Barry Komisaruk y Beverly Whipple. 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *